Si existe una lucha por ver qué restaurante crea las mejores tapas y raciones en Ávila, debes tener siempre de tu lado el arte de la fritura. Crear platos de fritos no es ni mucho menos una tarea sencilla, pues siempre te puedes pasar de aceite, que la presentación sea demasiado grasienta o que incluso le lleguen a sentar mal a los comensales. Hay que conocer la cantidad de aceite a poner, la temperatura siempre muy alta y el mayor cariño por la cocina.

Mucha gente piensa que la fritura es una de las técnicas de cocina más sencillas; pero nada más lejos de la realidad. Es cierto que se evita una preparación demasiado exquisita, pero ahí radica su dificultad. El aceite debe ser siempre el mejor, de oliva y si se puede virgen extra, con el objetivo de respetar el sabor de los alimentos a preparar con este líquido cuando arranca a hervir. También hay que centrarse en alimentos esenciales, como verduras o pescado, que van a resultar siempre con una potenciación cuando se preparan con esta técnica.

Los comensales siempre van a pedir algo frito: ya sean croquetas, fritura de verdura, de pescado, tiras de pollo, nuggets... y cualquier restaurante o tasca que se precie ha de estar preparado para ello. El precio debe ser el requerido según la preparación, pero lo que no se puede negociar es la calidad. Un plato frito puede provenir de un producto de calidad, sin congelar. De hecho, los congelados ya pierden sabor de por sí, y es por esto que siempre los clientes saben valorar algo fuera de lo común, de lo que podrían comprar y hacer en su propia casa.

En Barbacana somos expertos en esta y otras técnicas de cocinado, consiguiendo siempre el resultado que queremos y la satisfacción para nuestros clientes. Cuenta con nosotros para ayudarte en la preparación, y darte consejos útiles para tus tapas y raciones en Ávila. ¡Te queremos ayudar!