En los menús, como en el de cualquier restaurante con menú diario en Ávila, suelen ir incluidos los postres. Sin embargo, este plato siempre viene después de varios, y para ese entonces solemos estar saciados. Pero, de alguna forma, nuestro cuerpo sigue tolerando comer más en lo referente a un postre, ¿y esto por qué ocurre? ¿Por qué aun estando saciados seguimos comiéndonos un plato tan cargado de azúcar como son los postres?

Nuestro cuerpo posee una gran cantidad de mecanismos encargados de regular nuestro apetito, haciendo que cuando nos sintamos llenos, nuestro cerebro mande la información necesaria al cuerpo para que este deje de comer. Sin embargo, cuando una comida es muy apetecible, estos mecanismos no parecen ser suficientes para impedir que dejemos de comer, sobre todo cuando estamos delante de un buen postre como el de los menús de un restaurante con menú diario en Ávila

Y esto no es de extrañar, ya que los postres son unos platos muy deliciosos que es difícil que no gusten a todo el mundo, como pueden ser las tartas de queso, flan casero, las Mousse de chocolate, arroz con leche, los helados, las tortitas y un largo etcétera. Solo con pensar en estos platos ya solemos comenzar a tener hambre y salivar. Por lo apetecibles que son y lo mucho que suelen gustar, los postres consiguen que aun habiendo comido mucho, sigamos dejando un hueco en el estómago para ellos. No podemos culparnos de eso, son un plato muy sabroso, es normal que sea uno de los platos favoritos de las personas que piden menús en los restaurantes.

En Barbacana, te garantizamos una buena comida y unos buenos menús con los que disfrutarás y además saciarán tu apetito. Aunque estemos llenos, no debemos olvidar nunca dejar un pequeño espacio para un delicioso postre.