Salir de tapeo es algo muy tipo en España. Las tapas y vinos en Avila son de las mejores que podemos degustar en Castilla y León.

Ávila es un destino perfecto para una escapada gastronómica y disfrutar de exquisitos platos como el chulentón de Ávila, los judiones del Barco de Ávila, garbanzos de La Moraña, monda de Montalbán, sopa castellana, patatas con costillas, cocido morañego, yemas de Santa Teresas, patatas revolconas y una gran variedad de tapas. En sus barras encontrarás diferentes tapas para elegir, desde las tradicionales empanadillas, croquetas o la ensaladilla rusa, a especialidades locales, como las patatas revolconas con torreznos. Cuando llegas a un bar a tomar tapas y vinos en Ávila verás que la barra está bien surtida de tapas y el camarero te preguntará: ¿qué aperitivo deseas?  Tu eliges lo que te parezca. Todas las tapas están incluidas en el precio de la bebida.

A finales de junio se celebra el concurso de tapas en las que los restauradores de la ciudad compiten por la mejor tapa del año.

Para tapear en Ávila te puedes mover por la Plaza del Mercado Chico y alrededores, en las calles Vallespin y Comuneros de Castilla; y por la zona de vinos, la calle San Segundo, al lado de la Puerta del Alcázar. Pero si quieres probar exquisitas tapas elaboradas con ingredientes de primera calidad ven a Barbacana situado en pleno centro de la ciudad de Ávila, enfrente de la iglesia de San Pedro, en la Plaza de Santa Teresa.